synth riders vr analisis

Synth Riders Análisis

Synth Riders es una gran alternativa a Beat Saber por si quieres descansar un tiempo de los sables láser.

Este juego de ritmo desarrollado por Kluge Interactive ofrece una jugabilidad original que logra dar la sensación de estar bailando mientras jugamos.

Análisis de Synth Riders

Tras cortar las notas en Beat Saber o golpearlas cual boxeador en BoxVR, ahora toca surfearlas con Synth Riders. Este juego de ritmo de realidad virtual con estética cyberpunk y una lista de canciones de alta calidad con varios géneros, nos hará bailar mientras esquivamos los obstáculos y golpeamos los orbes con las manos.

Este análisis de Synth Riders ha sido escrito tomando de referencia la versión del juego en PC, aunque tanto la versión de Oculus como de PSVR comparten la mayoría de sus características.

GÉNERO: Ritmo

PSVR, PC, Quest

Lanzamiento: 12 de Julio de 2018

Jugabilidad

Al tratarse de un juego de ritmo y carecer de cualquier tipo de narrativa, la jugabilidad es uno de sus puntos más importantes y en principio Synth Riders no decepciona.

En un principio la jugabilidad del juego parece bastante sencilla y además se asemeja mucho a otros juegos de ritmo de realidad virtual más famosos como Beat Saber.

En este caso las notas de la canción se convierten en unos orbes que se acercan hacia nosotros (parecido a BoxVR) y tenemos que tocarlas con la mano del mismo color. Esta tarea es bastante sencilla, pero lo más difícil es conseguir ser lo más preciso posible tocando estas notas, ya que si solamente tocamos el borde de la esfera recibiremos una nota “mal” por lo que recibiremos menos menos puntos. Para lograr las mejores puntuaciones hay que atinar justo en el centro de la esfera.

Uno de los principales problemas que he tenido es tener que invertir rápidamente la posición de manos y los mandos se pueden llevar algún golpe. Aunque cuando coges experiencia ya es más raro que suceda.

Además de estas notas sencillas, también existen dentro del juego una serie de notas especiales (una de color amarillo y otra de color verde por defecto). La serie de notas de color amarillo tenemos que completarla acercando los dos mandos y tocar los orbes con los mandos pegados.

Por otro lado la serie de notas de color verde hay que escoger la mano que queramos y continuar durante toda esa serie de notas con la misma mano. Si completamos bien la serie de notas recibiremos muchos más puntos para conseguir las mejores puntuaciones.

orbes verdes de synth riders

Obviamente no pueden faltar los distintos obstáculos que hay que esquivar hacia un lado o haciendo una sentadilla. Si no lo esquivamos, iremos perdiendo vida (la barra blanca que se ve arriba en forma de V) al igual que si fallamos las notas. Si esta barra llega a cero tendremos que repetir la canción desde el principio.

A diferencia de otros juegos de ritmo, para esquivar estos obstáculos hay que moverse bastante rápido. Si utilizas gafas jugando a la VR sujeta bien el casco para evitar una más que posible rayadura en las lentes (¡o utiliza un protector!).

Surfeando las notas

Pero una de las principales características que distingue este juego de ritmo de otros juegos musicales de realidad virtual se trata de una de sus mecánicas.

Tomando de ejemplo Beat Saber o BoxVR, queda claro que los estudios se centraban en el ritmo y el timing de las notas para mapear las canciones. Debido a eso casi todas las canciones que podíamos escuchar en estos juegos son del género EDM, ya que poseen unos beats marcados.

Por suerte, Synth Riders añade algo bastante simple jugablemente hablando pero que gracias a ello aporta más variedad de género en la lista de canciones.

Esto es nada más y nada menos que añadir una mecánica de notas sostenidas. En Synth Riders hay algunas notas que tenemos que “surfear” por una línea. Para conseguir las mejores puntuaciones de estas notas el objetivo es no salirse de su recorrido desde principio a fin. 

Estas notas casan perfectamente el ritmo de la música y logra una gran inmersión. Aunque uno de los problemas es que a veces pueden molestar un poco al ponerse a la altura de los ojos ya que no te deja ver bien el camino.

Aumentando la dificultad

Como en todos los juegos de ritmo, al aumentar la dificultad consigue que tocar las canciones sea mucho más divertido. Además, gracias a los grandes hitbox de los orbes no tendremos muchos problemas en ponernos en experto en poco tiempo siempre y cuando tengamos experiencia en otros juegos parecidos.

Pero principalmente, donde radica la dificultad de Synth Riders para conseguir las mejores puntuaciones se trata en intentar encajar cada orbe exactamente en el centro y no salirnos de los raíles en las notas sostenidas. A partir de ciertas dificultades el juego va probando nuevos patrones que son bastante entretenidos y curiosos, como tener que hacer una nota sostenida en espiral con una mano mientras con la otra tener que tocar notas sueltas.

Si el objetivo principal de la jugabilidad en Beat Saber es la direccionalidad y ritmo de los espadazos, en Synth Riders se trata de la precisión.

Modo Fuerza

Para añadir algo más de variación el estudio ha añadido un modo llamado “fuerza” en el que en lugar de tener que buscar la precisión para atinar a los orbes, tenemos que golpearlos como si estuvieramos boxeando (y contra más fuerte, más puntos).

Esta forma tan sencilla el juego cambia bastante y podemos volver a rejugar toda la lista de canciones en este modo. Ya que además, cada modo tiene su propia tabla de puntuación que podemos ver a la derecha mientras escogemos la canción.

Canciones de Synth Riders

Las canciones que podemos jugar en Synth Riders, pese a mantenerse más o menos en la electrónica, tienen más variedad de género que otros juegos de ritmo.

En estas listas de canciones encontramos EMD, Rock Electrónico, Synth, Industrial o Electro Swing. Aunque como el nombre del juego deja entrever, encontraremos sobretodo canciones con tintes Synthwave.

Para ordenar estas canciones, el estudio ha decidido dividirlas en géneros y en sellos discográficos.

Ninety9 Lives: En la sección de este sello discográfico con sede en Seattle, Washington, podemos encontrar EDM Indie, Dub, Trap y canciones Chiptune. (5 Canciones)

FIXT: FIXT es un sello fundado por Klayton (también fundador de la banda Celldweller) en el que encontramos bastante variedad de género musical. EDM, Industrial, Metal, Drub And Bass o Trance. También se añaden canciones del otro subsello llamado Fixt Neon con canciones de Synthwave. (12 Canciones)

Synthwave Essentials: Esta sección coge canciones originales de videojuegos y populares y las mezcla con EDM, House y NU-Disco. (16 Canciones)

DLC Synth Riders

Como en la gran mayoría de juegos de ritmo, podemos aumentar la lista de canciones disponibles a cambio de un módico precio. 

En este caso Synth Riders ofrece cada canción por 1,99 (1,59€ en Steam). Pero si lo deseamos podemos comprarlas todas de golpe para conseguirlas con un pequeño descuento.

De momento solo está disponible un pack de seis canciones de Electro Swing pero poco a poco el estudio sigue añadiendo más canciones a la lista de Synth Riders mediante actualizaciones gratuitas y de pago.

Canciones custom

Además de la lista de canciones oficial, el estudio da la posibilidad de crear canciones personalizadas gracias a su editor de pistas. Así que invirtiendo un poco de tiempo podemos lograr hacer jugables nuestras canciones preferidas.

Pero antes de ponernos a ello, debemos ir a alguna comunidad de Synthriders dedicada a los mods como Synthriderz (o incluso el conocido BeastSaber que utilizamos para descargar canciones en Beat Saber) y con suerte poder descargar nuestras canciones favoritas ya mapeadas y listas para jugar.

La instalación de estas canciones es bastante sencilla (tanto en PC como para Oculus Quest) si seguimos los tutoriales creados por la comunidad.

Modos de Juego

En Synth Riders contamos con dos modos de juego adicionales al modo Solo, estos son modo Party y Multijugador.

El modo multijugador no deja muchas dudas, simplemente se trata de crear una sala para que otra gente se pueda unir y tocar la misma canción. Mientras estamos jugando veremos los puntos conseguidos por el adversario y al final de la canción ganará el jugador que haya conseguir una mayor puntuación.

Por otra parte tenemos el modo Party que no deja de ser un multijugador local para poder jugar con tus invitados. Este modo se convierte como en una tabla de clasificación en el que cada jugador toca una canción y al terminarla, pone su nombre como se hacía en las máquinas recreativas.

Bastante Personalización

En el tema de la personalización el estudio desarrollador Kluge Interactive lo ha cubierto bastante bien ya que, por ejemplo, además de poder cambiar el color de las esferas también se pueden cambiar el color de los obstáculos a nuestro gusto.

También cuenta con varios escenarios, alguno de ellos bastante agradables a la vista y que logran una gran inmersión, llegando a parecer que estamos en un escenario de Tron. Aunque por contra, hay algunos escenarios que tienen tantos colores que no dejan ver bien los elementos del juego como los obstáculos y las notas salvo que les cambies los colores.

Fuera de la estética también tenemos la opción de personalizar bastantes cosas de la jugabilidad. Si no nos gusta que el escenario se mueva porque nos marea, se puede desactivar fácilmente desde el menú de ajustes, algo recomendable para los novatos en la realidad virtual.

También cuenta con distintos beneficios para que sea más fácil superar las canciones pero recibiremos menos puntos. Pero también sucede al contrario, podemos poner que las esferas sean más pequeñas o tengamos que ser todavía más precisos para que nos las den por notas perfectas.

Este juego es compatible con Yur Watch así que si sueles utilizar esta aplicación para monitorizar tu juego de realidad virtual, es mucho muy cómodo tener toda la información en tu mano.

Imágenes de Synth Riders

Opinión Final

En mi opinión, Synth Riders es un juego que vale la pena sobretodo si nos hemos cansado un poco de Beat Saber y queremos otro tipo de jugabilidad.

Es cierto que el título donde cortamos bloques con unos sables láser no deja de ser el rey de los juegos de ritmo de realidad virtual, pero Synth Riders, gracias a sus mecánicas junto a un estudio dedicado en mejorar el juego y una comunidad que va creciendo poco a poco, puede llegar a ser una buenísima alternativa.